México rebelde, un abigarrado collage de los sin voz: Gibler

0
35

Este volumen del periodista inglés es un abigarrado collage de los sin voz, en el que también el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) muestran el entramado de resistencia dentro de un país que se encuentra al límite en muchos aspectos.

“El libro está formado por una serie de crónicas y ensayos sobre la violencia del Estado, la rebelión y las organizaciones sociales en México. Nace como una respuesta al llamado del EZLN en 2005 a La otra campaña: yo asistí y estuve reporteando cuatro meses, luego me tocó reportear Atenco, las elecciones de 2006, más tarde Oaxaca. Y esas experiencias en la calle, en los pueblos, con el México de abajo, forman el corazón de este libro”, dice, en entrevista.

Pero tampoco ese corazón es la anatomía completa de un libro donde Gibler muestra reportajes, investigación y ensayos a partir de sus vivencias en La otra campaña y Oaxaca, en sus charlas con especialistas sobre migración mexicana a Estados Unidos, en el abandono de pueblos en Zacatecas a partir de la violencia y el sueño de lograr fortuna en el vecino país.

Hay tres capítulos de denuncia sobre la violencia del Estado, sobre la migración, en los cuales explico como Estados Unidos ha manipulado, a través del Tratado de Libre Comercio, la política mexicana para construir una fuerza laboral explotable para su propio beneficio; entrevisto a varios teóricos mexicanos que estudian la migración en Zacatecas y a gente de los pueblos, agrega.

Gibler truena contra los medios de comunicación coptados en México y ensalza a los que buscan dar voz a quienes no tienen posibilidad de acceder a la opinión pública, truena también contra la riqueza inconmensurable de Carlos Slim en un país de altísima marginación y dice que la pobreza no es un accidente o por falta de ganas de trabajar, y desglosa otras formas de violencia, como la económica y la política.

Hay capítulos de crónica sobre la insurrección de Oaxaca, de los encuentros zapatistas en Chiapas, mezclado con ensayos sobre la autonomía indígena, también crónicas de la zona triqui en Oaxaca, además de un perfil de Gloria Arenas.

El perfil cuenta como el 22 de octubre de 1999 un grupo de hombres armados vestidos de militares entraron a la casa de San Luis Potosí donde Arenas fue detenida para luego ser reunida con Jacobo Silva Nogales conocido como el Comandante Antonio, su pareja, junto a quien Lugo pasaría casi 10 años en el Cereso de Chiconautla, en Ecatepec, estado de México, prisión donde recibió a Gibler para contarle la historia del ERPI y su separación del Ejército Popular Revolucionario.

La Jornada

0/5 (0 Reviews)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here