Ya regresaron las primeras golondrinas

0
30

 

El cielo se abre… reflejando sonrisas entre las nubes, admirándose ante “La Renovación” que estalla en aires tibios en aromas nuevos de nardos y azahares, la brisa nocturna finamente arranca el polen de la flor. En cada jardín, reluce la belleza de las margaritas, rosas, jazmines, lirios y cuanta variedad de florecidos madrigales nos entrega Dios. El invierno se va… gentilmente, cede el paso a la bellísima primavera, a la nueva germinación, donde todo renace, allí están las orgullosas azucenas, las seductoras rosas, la tímida flor del durazno concediendo la esperanza, la timidez y el primor de las violetas que por su cautela, se revela su humildad. Empieza la primavera tras la naciente e increíble aurora, un medroso sol inicia con renovado esplendor. Es un despertar maravilloso a la creatividad del espíritu.

 

El cielo se abre… reflejando sonrisas entre las nubes, admirándose ante “La Renovación” que estalla en aires tibios en aromas nuevos de nardos y azahares, la brisa nocturna finamente arranca el polen de la flor. En cada jardín, reluce la belleza de las margaritas, rosas, jazmines, lirios y cuanta variedad de florecidos madrigales nos entrega Dios. El invierno se va… gentilmente, cede el paso a la bellísima primavera, a la nueva germinación, donde todo renace, allí están las orgullosas azucenas, las seductoras rosas, la tímida flor del durazno concediendo la esperanza, la timidez y el primor de las violetas que por su cautela, se revela su humildad. Empieza la primavera tras la naciente e increíble aurora, un medroso sol inicia con renovado esplendor. Es un despertar maravilloso a la creatividad del espíritu.

Los signos de arribo de la primavera son tan naturales, como el florecer de un geranio, el trino de los pajarillos, los frutales se desperezan del sueño invernal, el color de los rayos solares en un romántico y arrebolado crepúsculo, la primavera induce al romanticismo y al amor, un despertar de sentimientos, esperanzas e ilusiones, se percibe en todo ser viviente, aunque el amor florece en todo tiempo, en esta cálida estación las demostraciones son mas sensibles. Las noches primaverales son hermosas a luz de la luna, que baña todo el orbe con milagrosa claridad.

Siendo un preludio para los enamorados en coloquios y cortejos.

De cuantos romances y confesiones de amor ha sido testigo este luminoso astro! Son bellísimos los misterios que encierra esta bendita estación.

Más allá del cambio climático que levanta el ánimo a todos los seres vivos. El alma se armoniza con el acercamiento del sol a la tierra, junto con el cambio que experimenta la propia naturaleza, el hombre se siente renacer, todo está en estado de gestación las flores, la mariposa, todos están con vestido de fiesta. Dios quiere sembrar en nuestro corazón la simiente de su palabra por eso esa semillita no regresará a El sin haber dado fruto. La madre tierra está ávida de ser fecundada, si vivimos y amamos la primavera, tiremos las semillas a la tierra y ojala esta alborada Dios nos encuentro.

Sembrando.

¿Sembraste una pequeña semillita? Dará el fruto que tanto deseas. ¡Créelo! Cultívala y cuídala, a su tiempo Dios se encarga de la cosecha. La primavera es un dulce sueño de la vida, es un periodo ideal, para empezar nuestros proyectos…Para plantar las semillas de nuestros propios sueños.

El entorno que nos rodea, es de gozo, entusiasmo y ánimo. ¡Nuestro jardín interior debe vivir una eterna renovación! Ya que Dios siembra en nuestra intimidad. De nosotros depende que haya bellas flores en ese jardín. En este cambio de estación, dejemos también caer nuestras hojas secas, culpas, miedos rencor, envidia, Falta de fe, todo aquello que nos separa de Dios. Seamos una esperanza para aquellos que viven en la tristeza y en la depresión, hagamos de cada tiempo… de cada momento, de cada instante un bello día primaveral.

Que este tiempo tan maravilloso donde la naturaleza se viste de verde intenso, sea una parábola, para estimar la acción de Dios en nuestra vida, amándonos…

Cuidándonos y reglándonos una primavera que no terminará jamás

Es la bendita promesa que tenemos de El…

Mar del Socorro Carrillo Vda. de Rodríguez coyocarrillo@hotmail.com

0/5 (0 Reviews)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here