Vivimos un creciente alejamiento de la ética, alerta Miguel Concha

0
199

Las religiones tienen una oportunidad. Deberían participar activamente en la serie de correcciones por emprender, sobre todo desde la base de la defensa, la protección, la promoción, conservación y reproducción de la vida, señala en entrevista el catedrático y defensor de derechos humanos, quien ofrecerá la primera conferencia de la cátedra Religión y sociedad, que anualmente organiza el CUC para abordar aspectos sociológicos del hecho religioso.

Destaca que mientras en el mundo contemporáneo hay religiones más institucionalizadas y desde un punto de vista crítico se les observa incoherentes con sus principios, de manera simultánea hay una búsqueda religiosa de las personas. Hay un regreso a lo religioso frente a la insatisfacción que produce la actual crisis global. Al mismo tiempo, hay la exigencia de que la religión se purifique.

La decadencia, la desesperanza, la identidad y la espiritualidad oriental son algunos de los temas que varios estudiosos explorarán en siete ponencias durante la cátedra, que esta vez cuenta con la colaboración de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), la Coordinación de Filosofía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Centro de Estudios Antonio Gramsci.

La concepción de la dignidad del ser humano es un elemento que comparten las religiones en general, y cada una en su particularidad, de acuerdo con Miguel Concha. El budismo tiene el sentido de la compasión, el cristianismo, en su vertiente de la Teología de la Liberación, pugna por el rescate y defensa de la dignidad de cualquier ser humano. También en el mismo islam hay una convicción sobre la justicia y en nuestras religiones aborígenes en América Latina está el concepto de la madre tierra.

Al respecto, detalla que en el foro se hablará del hecho religioso desde una perspectiva sociológica crítica, con la finalidad de ir al fondo de esta crisis, así como del aporte que pueden hacer las religiones.

Organizador de la cátedra, junto con Francisco Piñón Gaytán, investigador de la UAM Iztapalapa, Concha Malo menciona al sociólogo y sacerdote belga François Houtart, al igual que al analista social portugués Boaventura de Sousa Santos, quienes han llamado la atención sobre esta crisis y proponen correctivos en varios sentidos de la vida moderna, como son replantear con urgencia una nueva relación del ser humano con la naturaleza y no seguir considerándola un simple recurso a explotar, vale decir que nuestra suerte, nuestro destino, se juega en comunión con la naturaleza.

La siguiente propuesta, enumera, es sobre la economía, que vuelva a hacer honor a su definición original, que es proporcionar la base material para el desarrollo biológico, cultural y espiritual del ser humano; que se vuelva a dar centralidad al valor de uso en lo económico, y no simple y llanamente al valor de cambio.

De igual forma, sentencia, sucede con la política, en concreto con la democracia, la cual realmente debe representar a los ciudadanos y no simplemente estar cada vez más alejada de las expectativas y las demandas de la comunidad. La tercera corrección va en ese sentido, en responder a las demandas legítimas de representación real de la ciudadanía y la participación en las decisiones que le afectan.

El rescate de la dignidad del ser humano es la cuarta propuesta, en la que jamás éste sea considerada un objeto o instrumento, sino como una persona libre y consciente. Ahora incluso se habla de los recursos humanos o capital humano, cuando no es un recurso o patrimonio que se cuantifique económicamente, acota Concha Malo, colaborador de La Jornada.

Nos parece muy importante señalar la irracionalidad que vivimos y el alejamiento de la ética, para plantear que las religiones tienen un llamado para cooperar en la solución de esta crisis. Todas las religiones tienen en comunión esta referencia muy fuerte con la protección de la vida, es el llamado con el que invita, previa inscripción a la cátedra Religión y sociedad, la cual se realizará todos los jueves, hasta el 11 de abril, a las 18:30 horas, en el CUC (Odontología 35, colonia Copilco). La última propuesta, en una visión alterna, es precisamente que el aporte que pueden dar las religiones es a la vida, porque es lo que está en riesgo ahora.

La Jornada

0/5 (0 Reviews)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here