Vázquez Mota: Las expresiones de Fox causan “mucho pesar”

0
27

 

Con el antecedente de las manifestaciones que cercaron al priísta Enrique Peña Nieto, el 11 de mayo, la candidata presidencial panista buscó atajar el enojo de los jóvenes: hizo suyas varias de sus peticiones, dialogó con ellos y firmó en una hoja de cuaderno el compromiso de decretar la Ley de Víctimas.

 

La cosecha de dos sexenios panistas la persiguió hasta la Universidad Iberoamericana, aunque no con la intensidad que vivió Peña Nieto y que llevó a 131 estudiantes a filmar un video para negar que fueran “porros”, como los acusó el PRI, lo que derivó en el movimiento #YoSoy132.

 

La visita, que fue pospuesta y se iba a realizar incluso antes que la de Peña Nieto, se llevó a cabo en un terreno más cómodo, en periodo vacacional; la mayoría de los alumnos eran de preparatoria, incluso algunos formularon preguntas poco comprometedoras.

 

Alrededor del auditorio José Sánchez Villaseñor, el cual estaba  rodeado de vallas y decenas de vigilantes de saco gris, quedó en evidencia la división en la comunidad. “Soy Ibero y voto Josefina”, decían algunas cartulinas sostenidas por chicas que batallaban para hacerse visibles detrás del grupo #YoSoy132, que instaló un féretro con flores de papel en recuerdo de los niños de la ABC. En un balcón se recordaba en dos pancartas: “Crímenes impunes, más de 60 mil muertos, 120 mil desplazados” y “JVM=Calderón, PAN=muerte”.

 

El rechazo

 

Al entrar junto con el rector, José Morales Orozco la, candidata escuchó porras y “buuuuus”. Adentro del auditorio se topó con una veintena de alumnos sentados atrás, que mostraban fotografías de los niños fallecidos en Sonora.

 

Primero ofreció disculpas por haber dicho en marzo en el ITAM que no era perfecta por haber estudiado economía en la Ibero. “Sé que traigo una afrenta con ustedes, cuando hice una broma, muy mala por cierto, que ustedes ya conocen”.

 

Elogió en varias ocasiones a los jóvenes, porque “necesitamos rebeldes”, y adoptó varias de sus peticiones.

 

“Es momento de que los mexicanos digamos adiós a Elba”, en relación con Elba Esther Gordillo, dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE). Planteó lo mismo horas después en un encuentro con organizaciones educativas de la iniciativa privada.

 

Desde ese momento ofreció dialogar con los jóvenes y quedarse una “tercera, cuarta, quinta… séptima hora”.

 

Aprovechó para desmarcarse de Molinar Horcasitas, a quien le pidió mantenerse al margen de su campaña para aclarar frente a la justicia su responsabilidad.

 

“Se lo he pedido porque no voy a permitir que su presencia me aleje de los padres de la guardería ABC. Los voy a escuchar, no tengan la menor duda”, prometió.

 

Molinar comentó después en su cuenta de Twitter: “Separarme de la campaña es decisión de JVM. Yo sigo apoyando al PAN con lealtad. La candidata tendrá mi voto. De ABC he dicho la verdad”.

 

La abanderada del blanquiazul se deslindó además de Juan Manuel Oliva, quien dejó el cargo de gobernador Guanajuato para hacerse cargo de la estrategia electoral del PAN. “Realmente forma parte de las filas del partido, no de mi campaña”, expresó Vázquez Mota sobre quien ha sido acusado de corrupción y nepotismo.

 

El deslinde de Fox

 

Un día después de que el ex presidente Vicente Fox reiteró su apoyo a Peña Nieto, Christian Alejandro González le preguntó sobre el tema. Vázquez Mota consideró que “está equivocado” y dijo sentir “mucho pesar” porque ella formó parte de su gabinete.

 

“Él dice que aunque regresen los autoritarios, como ya tenemos democracia, no importa. Me parece un absoluto contrasentido”, añadió. Hizo un parangón: “Es como si hay una ley antisecuestro y decimos que no hay problema, que regresen todos los secuestradores porque ya hay ley”.

 

Aprovechó otra pregunta para contar una larga historia sobre la represión en el llamado Jueves de Corpus de 1971, cuando los jóvenes “se retorcían en las paredes y las banquetas atacados por los policías”. Antes hizo una nueva crítica al PRI, sin mencionarlo directamente, cuando planteó que el mayor peligro para México es el regreso del autoritarismo.

 

Una alumna, de los cientos que seguían la transmisión en las pantallas colocadas afuera, gritó: “deja de cuentearnos”.

 

En el auditorio otro joven le reprochó, con una cartulina con las siglas del PAN dibujadas, los “60 mil crímenes” perpetrados este sexenio.

 

Transcurridas más de dos horas, el coordinador de campaña, Roberto Gil Zuarth, sonreía después de pasar aprietos cuando las autoridades de la Ibero pretendían dar por concluida la conferencia, lo que causó molestia en los jóvenes.

 

Finalmente los estudiantes se acercaron, corearon cada uno de los 49 nombres de los niños de la ABC, acompañados de la frase: “No debió morir”, y le entregaron flores de papel a la candidata.

 

La división alcanzó hasta a la familia de Santiago Creel, quien adentro observaba a la candidata mientras su hija Beatriz se manifestaba afuera. El senador se encogió de hombros y comentó: “es su libertad de expresión”.

 

Y la historia se repitió afuera. Vázquez Mota salió escoltada por decenas de jóvenes de #YoSoy132 que cargaban un ataúd blanco y gritaban “Justicia” para los niños muertos en la guardería ABC, mientras sus voces eran opacadas por la consigna: “¡Presidenta, presidenta!”, coreada por muchos.

La Jornada

0/5 (0 Reviews)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here