Prólogo de José Luis Aguayo al libro “Personajes notables de Parral”

0
20

 

Es un hombre sumamente inquieto que se ha ocupado en asociaciones y grupos de historiadores y escritores.  Lo he visto siempre como un sencillo luchador por las causas de la cultura, es de aquellos de los que pretenden dejar su mensaje a través de las letras y contribuir con libros al ámbito cultural de Chihuahua.  En la esencia de su propósito, al reunir personajes destacados, está la presentación de nuestra entidad a través de los valores humanos que en las obras se reúnen. Esta tarea es sumamente difícil dada la diversidad de expresiones, actividades, profesiones, intereses y pasiones de los personajes que reseña. Interpretar lo que hemos sido como sociedad y como estado a través de la obra y la presencia de los creadores que han aportado sus conocimientos y valores, es un esfuerzo loable y difícil. Estos seres humanos sobresalientes reflejan la cultura social en sus diferentes etapas, son representantes del desarrollo en las distintas líneas del saber en las que ellos ocuparon y ocupan sus vidas.

Los historiadores, por ejemplo, representan el avance que tenemos en esa materia a nivel de estado y quizás también sean un indicador del desarrollo que lleva la historiografía a nivel nacional, igual sucede con la poesía, la arquitectura, la investigación científica, entre otros rubros; ellos, los personajes de Mariano Salcedo Zaragoza, nos vienen a decir en este libro cual es la grandeza y la pobreza de nuestra cultura e identificaremos aquí aquello que nos hace falta para construir un mejor estado cultural.

El autor no se limita únicamente a quienes han recibido preparación académica, en su libro encontramos a personajes que han contribuido con la sociedad de una manera empírica y también a quienes han realizado otro tipo de tareas sociales que no tienen relación directa con lo cultural más bien la tienen con la historia. Si quisiéramos hacer de ellos nuestros paradigmas encontraríamos también las contradicciones en la evolución de la sociedad, los grandes problemas que a través de la historia hemos afrontado como nación, veríamos a nuestros héroes entregados a la lucha social en pos de ideales transformadores tal como los tienen todos aquellos trabajadores intelectuales con la pluma o con un instrumento musical.

La gran dimensión de los dos libros citados radica en la intención que hemos mencionado al inicio, presentar personajes que sean reflejo de nuestra cultura y de nuestra historia con el propósito de encontrar en ellos elementos para conocer a la sociedad misma en sus diversas contradicciones y las posibilidades del perfeccionamiento humano. Los personajes citados en el libro abrazaron con devoción el oficio del interés cultural en el que empeñaron y empeñan sus mejores esfuerzos, quizá esta actitud tenaz sea el mejor ejemplo que dejan para las nuevas generaciones. Los libros nos traen el mensaje de que existen personas que pueden dedicar toda su vida al servicio de los demás a través de la actividad cultural; historiadores que investigan afanosamente; literatos que se preocupan por perfeccionar nuestro idioma, educadores que depositan su alma en las aulas y en los niños y toda una amplia gama de personajes distinguidos por su dedicación al servicio de la cultura.

El presente libro se refiere a los personajes de la ciudad de Parral; el autor no profundiza en la definición de lo que es ser parralense, pero anota en sus letras a quienes han nacido y desarrollado su trabajo en aquel bello lugar, también a los que habiendo visto las primeras luces bajo ese cielo se han desarrollado en otras partes, nos da a conocer también algunos que solamente de una manera muy breve trabajaron en esta ciudad habiendo nacido en otras latitudes; cita a quien solamente nació en la ciudad pero jamás vivió en ella y su actividad la desarrolló fuera. De esa manera tan diversa escribe su obra sin mayores exigencias para los personajes que menciona.

Escogió una gran ciudad para desarrollar su trabajo ya que Parral es uno de los lugares fundacionales de nuestra cultura y de la identidad chihuahuense; hay quienes afirman que en nuestros días los parralenses conservan las más típicas características del chihuahuense, es decir ni los tiempos, las modas, las migraciones han cambiado radicalmente la forma de ser ni el estilo de vida de Parral. Por ello cuando Mariano Salcedo Zaragoza se propuso escribir este libro, se encontró frente a un mar de posibilidades y a un reto sumamente serio.

Incorpora en este texto, abogados, actores, actrices, cantantes, cineastas, clérigos, compositores, filántropos, y muchos otros más que suman 167 personajes notables, que constituyen el ambiente cultural de la ciudad de Parral.  Provienen de diferentes etapas, desde la fundación de la ciudad hasta nuestros tiempos y no necesitan explicación para justificar su presencia en el libro, el autor determinó incorporarlos con criterios de pluralidad considerando la diversidad de actividades y de seres humanos.

Todos los personajes son importantes desde el historiador Guillermo Porras Muñoz, nacido en el estado de Texas pero reconocido, en el libro, como parralense hasta la maestra Edna Ojeda Barrios, mujer interesada por la poesía y la cultura en general; nacida en Parral, ha desarrollado toda su vida y actividades en Jiménez. Existen otros como Francisco Villa, Nellie Campobello y varios participantes en la Revolución que también tienen su espacio en esta obra al lado de cantantes, boxeadores, escritores y demás personajes.

En el universo de los 152 testimonios encontraremos a 29 mujeres destacadas en una gran diversidad de actividades, siendo en su mayoría poetas y escritoras pero también está la heroína Elisa Griensen junto a varias artistas de cine, televisión y teatro.

Si analizamos los distintos intereses en que ocuparon su vida tanto ellos como ellas podremos apreciar que algunas actividades están reservadas para los hombres: la investigación científica e histórica, así como los deportes, mientras que en las actividades políticas, según el libro, destaca solamente Florentina Villalobos, entre las mujeres.

Finalmente repito la idea del difícil reto que afrontó el autor para realizar una obra de esa naturaleza en la que intervienen muchos factores: los personajes y la época que les tocó vivir y su actividad que es la aportación para la sociedad; las características de la ciudad de Parral, su desarrollo y sus problemas, la vida cotidiana que se altera con las crecidas del río y marca su ritmo con el silbato de la mina.

0/5 (0 Reviews)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here