Permanece invariable la desigualdad entre los mexicanos, señala el PNUD

0
17

Esta medición, que se presentó ayer, es una nueva forma de desagregar el Índice de desarrollo humano –que se encarga de dar seguimiento al bienestar de la población tomando en cuenta ingresos, salud y educación– y de obtener información de la situación del país con mayor detalle.

El panorama que se observa a partir de estos datos es “favorable”, pero las desigualdades permanecen entre hombres y mujeres, así como entre indígenas, señaló Marcia de Castro, representante del PNUD en México.

En la presentación del informe –segundo en su tipo que se realiza en el país, variante de otros que el PNUD ha realizado en México, como el primer informe nacional sobre desarrollo humano, que se presentó en 2002–, Rodolfo de la Torre, coordinador de la oficina de investigación en Desarrollo Humano del PNUD, explicó que se dio un ligero aumento en el IDH aun con el contexto de crisis económica, aumento en el precio de alimentos y la influenza humana.

Apuntó que en el periodo de estudio se redujo el IDH entre la población más pobre, mientras los más ricos registraron un incremento, “la desigualdad siguió aumentando”, aunque hubo avances en aspectos a los cuales no se dio seguimiento.

En cuanto a los hogares, el documento precisa que el panorama general es favorable, ya que el IDH se mantiene en un nivel similar al de 2008, con ligero incremento entre las familias que se encuentran en el decil más alto de la población y un aumento menor entre los deciles más bajos. “Este comportamiento señala que entre 2008 y 2010 se amplió la brecha de desarrollo humano entre los deciles ubicados en los extremos”.

Así como en los individuos, en los hogares se mantiene la brecha entre hogares indígenas y no indígenas, la cual se amplió en este periodo. Asimismo, entre hogares ubicados en zonas rurales y urbanas, donde se observa que es en estos últimos donde el IDH es más alto.

Sobre los individuos refiere que hay un “débil crecimiento en el IDH, siendo el índice de educación el que presenta los mayores avances. Al igual que en el caso de los hogares, el moderado avance en el índice se debe a la caída en el indicador monetario”. Señala que la mayor desigualdad entre los extremos se presenta en la dimensión monetaria.

El documento concluye que las tendencias más prósperas se observan en los componentes no monetarios, aunque el índice de salud se presenta como la dimensión con la distribución más equitativa en la mayoría de los indicadores y el de educación es el que presenta las mayores brechas.

Por su parte, Miguel Székely, director del Instituto de Innovación Educativa del Tecnológico de Monterrey, dijo que este informe es útil en este momento, previo al inicio de la nueva administración federal, ya que estos indicadores pueden ser una base para conocer un diagnóstico sobre la situación del país y saber hacia dónde se deben orientar las políticas.

La Jornada

0/5 (0 Reviews)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here