PAN… mercadotecnia manida

0
49

La conmemoración del llamado “Verano Caliente de 1986”, que el Partido Acción Nacional quiso capitalizar en forma por demás mercadotécnica resultó ser un fallido tiro salido por la culata. El acto político con el que el PAN pretendía dar un golpe mediático para salir en primera plana y a ocho columnas, no pasó de ser una reunión casi anodina y de mero trámite.  La ausencia de los personajes principales del panismo como el chihuahuense Gustavo Madero, dirigente nacional; Francisco Barrio, protagonista del supuesto evento conmemorado; y los cuatro funcionarios federales, un gobernador, y dos legisladores, catalogados como presidenciables, hizo un vacío que dejó evidencia de la escasa importancia que la cúpula nacional del PAN otorgó al difundido protocolo.

 

 

 

El hecho de que Madero y Barrio no hayan asistido al evento dejó un agrio sabor entre la clase política y la militancia, e hizo a la prensa sacar conjeturas sobre el peso específico real de lo que resultó ser un evento baladí, que durante varias semanas se sobredimensionó mediáticamente tratando de ser vendido a la opinión pública y a los medios de comunicación del país como un acontecimiento cívico-político de gran relevancia. Tal desaire de las personalidades no es gratuito pues obedece, entre otros factores, al cisma interno que a nivel local afecta a los panistas, quienes tanto por las estrepitosas derrotas sufridas a manos del PRI en los años 2009 y 2010, como por la falta de control político y la carencia de orden administrativo del Comité Directivo Estatal recién salido de funciones, han venido encontrando argumentos justificados para entrar en una serie descalificaciones y suspicacias que afectaron a la administración del dirigente estatal inmediato anterior, y han restado credibilidad y liderazgo a la actual dirigencia.

 

Fuentes fidedignas aseguran que la desorganización y el escaso poder de convocatoria mostrados por las dirigencias estatal y de la capital durante los preparativos del encuentro, constituyen otra de las razones por las que el multicitado acto político no alcanzó la dimensión ni cubrió las expectativas que sus autores intelectuales quisieron imprimirle. Aunado a lo anterior, se menciona con insistencia que el verdadero motivo de la publicitada reunión que motivó la presencia de algunos centenares de panistas traídos de los diversos municipios del estado, fue la entrega anual de reconocimientos a los representantes de casilla, que de manera ordinaria lleva a cabo la organización política albiazul, independientemente de los malos resultados electorales obtenidos. Así, bajo este último y veraz escenario, era lógico que la gran mayoría de los connotados miembros del panismo nacional desdeñaran la invitación al pretendido acto de conmemoración, que la novel directiva estatal trató de montar sobre otro ya sistemática y rutinariamente prefabricado. En síntesis, al saber que la pregonada conmemoración se insertó como una especie de relleno o complemento en el orden del día de otro evento previamente concebido, prefirieron no hacer presencia ante lo que percibieron como un abaratamiento político.

 

Los más críticos miembros del panismo consideran, con sobrada razón, que en Chihuahua este se halla hecho trizas, y anticipan un panorama desolador para su partido en las elecciones del año venidero. En el ámbito nacional las predicciones tampoco son halagadoras, pues la opinión general y los contundentes triunfos obtenidos por el PRI en las recientes elecciones de los estados de México, Coahuila y Nayarit, son un claro indicio de la inminente la salida del PAN de Los Pinos.

 

Por lo pronto, la falta de estrategia y el errático y precipitado manejo con los que la dirigencia local del PAN se ha conducido hasta ahora, reflejan aquí, al igual que en el resto del país, la desesperación que mueve a ese partido para tratar de recuperar, con sus manidas estratagemas de mercadotecnia y espectacularidad, la imagen y credibilidad perdidas

0/5 (0 Reviews)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here