Nuestro desafío: cambiar la atroz realidad en México Parte II

0
88

 

Nuestra realidad es el reflejo de quiénes somos y en que nos hemos convertido?

Y Cómo pudimos llegar hasta esta cruel realidad?

Cómo pudimos construir y mantener este mundo atroz?

 

La realidad actual en un México dominado por la violencia, nos hace pensar en que quienes lo conformamos nos encontramos en una situación de precariedad espiritual, sin aceptar y reconocer la necesidad de valores que den sentido, dirección y una hoja de ruta civilizada donde domine el sentido común como sostén en donde apoyar nuestra vida y relaciones de manera armoniosa y en paz.

 

Sin embargo al no reconocer y olvidar esos valores, nos resulta fácil, cómodo e incluso natural, expresar nuestros odios y frustraciones mediante expresiones negativas extremas que nos

 

conducen al homicidio, el secuestro, la tortura, el chantaje, la amenaza…. .todas expresiones de violencia y perversidad mental.

 

Con Una tristeza profunda y dolorosa Podemos afirmar que nuestra realidad está repleta, rebosante en hondas penas, que podemos sentir y contemplar derivadas de las expresiones de perversidad y violencia en que se abate nuestra sociedad. 

 Vemos un México atroz, triunfante en codicias, egoísmos, intolerancia, odios, adicciones, ignorancia.

Y Nosotros que hacemos para cambiarlo?

Vemos, esos afanes egoístas por el poder sin restricciones y freno.

Vemos nuestra violencia, los homicidios crecientes, ejecuciones sin descanso…la insensibilidad, la ignorancia, la crueldad máxima.

 

Vemos una era de tinieblas poderosas, revelando el profundo vacío que deja el odio, por no

 

conocer la solidaridad y el amor.

 

Vemos como los valores más altos que debe sostener la humanidad, como la justicia, la libertad, la dignidad, la fraternidad, la democracia sin adjetivos, la soberanía de las naciones y tribus, el amor; se encuentran vencidos, echados de lado en nuestra sociedad, revelando que nuestra nación ha perdido el referente de donde proviene todo lo viviente.

 Pareciera que hubiese muerto ya, todo lo que se tiene por sagrado, como la vida humana y el reino de la naturaleza.

 Cómo pudimos llegar hasta esta cruel realidad?

Cómo pudimos construir y mantener este mundo atroz?

Qué acaso no fuimos creados  todos en libertad y dignidad?

 

 

Cómo fue que no lo sabíamos, lo ignorábamos acaso?

 

 

Qué nunca nos dieron información sobre los valores que representa la vida humana?

Y si lo sabíamos, como fue que lo olvidamos?

 Los trasgresores de la ley y fundamentalmente los homicidas suelen haber perdido el referente del amor.

Y Están parados en el lugar de la muerte, solo puede salvarlos la verdad que subyace en el rostro del amor, el cual han negado u olvidado por el vacio que llevan en el alma producto de los abusos a que fueron sometidos…Quienes ejercen la violencia en alguna de sus manifestaciones, sin duda, fueron a su vez abusados, sin lugar a dudas y eso lo reproducen acrecentado, y no usan la consciencia para evitar su repetición en venganza de  los abusos sufridos.

Aun así. Esas injusticias cometidas en sus persona no justifica su conducta atroz

 

 

Ante esa nuestra realidad atroz y maligna, persisten más cuestionamientos.

 

 

Qué acaso ya no tenemos una brizna de consciencia del amor del cual esta hecho las expresiones de toda la creación  y de la cual formamos parte. Y negamos la solidaridad, de la dignidad que ello implica, para levantar la mirada más allá de lo que entienden como legitima venganza y parar, por toma de consciencia, esas atrocidades que reproducimos por nuestra falta de voluntad para detenerlas?

 Acaso ya no queremos saber que somos parte de la divinidad, y qué en cada uno de nuestros corazones late el fuego de la divinidad?

 

 

Qué no podremos cambiar y reconstruir esta realidad donde priva lo más oscuro de nuestra personalidad, la codicia, la mentira, la venganza y la corrupción de las almas.

 

 

Qué no podremos cambiar este mundo repleto de flores del mal, diseñado por ese invisible poder de los amos del mundo y que nosotros hemos permitido y aceptado.

Qué no podremos cambiar este mundo dominado por la oscuridad de la violencia?

Qué no podemos evitar la separatividad, formar comunidad, redes sociales y espirituales de solidaridad.

Qué acaso, como raza humana, queremos ser auto aniquilados por nuestra inconsciencia?

Qué la esperanza ya no brillara más y seremos un mundo sin mañana?

Qué acaso no haya salvación de esta pesadilla atroz, y no podemos levantarnos contra esa opresión consentida y aceptada?

 

 

Podremos seguir sin hacer algo con que podamos Enfrentarnos cada día, a esa realidad que no merecemos ni queremos y hemos dejado que se reproduzca?

 

 

Qué acaso somos violentos por naturaleza, o en eso nos hemos convertido?

Acaso no tenemos remedio y este infierno no parara más?

Debemos pensar que si; iniciando ese cambio al recordar que todos fuimos creados en vida, libertad y dignidad. 

0/5 (0 Reviews)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here