Nacen en México 400 niños cada año con microtia (oreja pequeña); SS

0
20

Lo anterior es una malformación congénita frecuente y esta alteración puede afectar las estructuras del oído interno provocando problemas auditivos, aunado a la ausencia del pabellón auricular, por lo que estos pacientes  requieren de tratamiento quirúrgico.

Médicos señalan que este mal  congénito se presenta  durante el primer trimestre del embarazo y puede ser consecuencia de una compresión o sangrado a nivel de los arcos branquiales, cartílagos que forman el pabellón auricular,  oído medio y mandíbula.

La microtia también puede presentarse por factores hereditarios, además que en algunos casos se asocia a otros síndromes o malformaciones.

 

Los bebés desde su nacimiento deben ser evaluados por un grupo interdisciplinario de especialistas quienes determinarán el tratamiento a seguir, ya que algunos pacientes además de la reconstrucción de la oreja, necesitarán algún tipo de auricular auditivo para poder escuchar.

 

Una vez que se evalúa el paciente por los especialistas entre los que se encuentran el otorrinolaringólogo, audiólogo, cirujano plástico y genetista, se desarrolla un plan de intervención quirúrgica, con el objetivo de lograr el mayor porcentaje de rehabilitación tanto auditiva como estética.

 

Es importante señalar que la reconstrucción del pabellón auricular que es la parte externa, se realiza alrededor de los siete años de edad y la técnica más común que se utiliza para estos casos es el de injerto de cartílago costal, el cual se esculpe y se introduce debajo de la piel para formar una especie de saco y darle forma lo más parecido a una oreja, explicó.

 

Finalmente la microtia también se puede presentar a consecuencia de accidentes  automovilísticos o quemaduras, así como a la mordedura de perros, casos difíciles de tratar por ser eventos traumáticos.

0/5 (0 Reviews)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here