Murió Leonardo Favio, cantante, actor y cineasta argentino

0
27

Militante del peronismo, debió exiliarse durante la pasada dictadura (1976-1983), y eso lo hizo viajar por distintos países de América Latina, entre ellos Colombia, Ecuador y México, donde era muy conocido como cantante y compositor.

Nació en la provincia de Mendoza con el nombre de Fuad Jorge Jury en 1938. Su infancia fue muy dura y junto con su hermano vivió en hogares para niños y estuvo en reformatorios, lo que marcó su vida para siempre y lo transformó en un eterno rebelde, con una mirada de inmensa ternura para la niñez abandonada.

Su creatividad y sensibilidad se expresaron primero en la actuación, en películas memorables que tuvieron gran repercusión local y en el exterior, como La casa del ángel (1960), El secuestrador (1958) y Fin de fiesta (1961), con las que llegó a ser uno de los mejores actores argentinos de su tiempo.

Del gran director argentino Leopoldo Torres Nilson aprendió los secretos de la dirección y debutó en 1964 con un largometraje que fue una obra maestra, Crónica de un niño solo. Era su propia vida contada en imágenes de gran belleza, introduciendo nuevas ideas y una mirada más que conmovedora. La crítica especializada lo aclamó de inmediato y lo siguió como a un director de culto.

En su larga carrera artística dio al cine obras extraordinarias como Nazareno Cruz y el lobo, Juan Moreira, Gatica, el mono, El romance del Aniceto y la Francisca. Perón, sinfonía del sentimiento, en 1999, se convirtió en una de sus obras más personales, tanto por el tema y la pasión que puso en ella como por la forma de encarar una historia que parecía inabarcable, como señala Página 12.

Esta película fue dedicada a Héctor J. Cámpora, Hugo del Carril, Ricardo Carpani, Rodolfo Walsh y a los trabajadores y estudiantes del Grupo Cine Liberación, que impulsaron Fernando Solanas, Octavio Getino y Gerardo Vallejo.

En su vida política fue de una coherencia poco común. Estuvo entre los elegidos por el ex presidente Juan Domingo Perón cuando regresó al país en 1972. En 1973 vivió la tragedia de los enfrentamientos en Ezeiza, cuando Perón retornó al país definitivamente y grupos de choque de la derecha peronista, que manejaba el siniestro personaje José López Rega, atacaron a los peronistas de izquierda y dejaron unas 600 personas muertas.

El festejo se volvió tragedia y Favio denunció a los grupos de choque derechistas.

Éste es el romance del Aniceto y la Francisca, de cómo quedó trunco, comenzó la tristeza, y unas pocas cosas más, es el título completo de la segunda película de Favio, que estrenó en 1967 basada en el cuento El cenizo, de su hermano Jorge Zuhair Jury, y que recibió los ocho premios de la Asociación de Cronistas Cinematográficos de la Argentina.

El crítico de cine Gustavo Muñoz señala de que “las magníficas imágenes de las películas del cineasta concentraban preocupaciones humanas y elecciones estéticas que expresan la mirada del mundo y el imaginario poético del artista, que se formó en la calle y la marginalidad”.

También señala: “La belleza pictórica, el tratamiento poético de la narración, trabajo intenso y minucioso con actores y seres verosímiles, y una profunda raigambre popular de sus historias y personajes, componen el universo íntimo e inigualable que Leonardo Favio nos dejó”

En agosto pasado Favio fue el primer artista en recibir el Premio Presidente Néstor Kirchner por “su trayectoria artística y sus convicciones intransferibles”.

La Jornada

0/5 (0 Reviews)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here