Maestros disidentes imparten talleres en el Zócalo para mostrar otra forma de enseñar

0
16

 

Auxiliado con un globo, una botella de plástico, un poco de agua, bicarbonato y jugo de limón, el maestro empezó el experimento. Impaciente, un niño de no más de seis años jalaba el brazo de su madre: ¿Qué va a pasar? La respuesta lo dejó aún más intrigado: Espera; hay que poner atención.

 

El profesor puso el jugo de limón (que representaba los jugos gástricos) dentro del globo. El agua y el bicarbonato –contenidos habituales de un refresco– se combinaron dentro de la botella, la cual unió al globo por medio de las boquillas para impedir entrada de aire. Poco a poco, el jugo del cítrico se combinó con los otros dos elementos y de repente el globo se infló. Es magia –dijo el niño.

 

Pero la explicación es científica. “Los refrescos contienen gas –dijo el docente–, y cuando éste se combina con los líquidos gástricos nuestro estómago se infla. Por eso no debemos excedernos en su consumo”. Las dudas que aún tenía el niño quedaron resueltas gracias a su hermano, unos tres años mayor: “Pa’ no inflarnos ya no hay que tomar Coca”, dijo.

 

Con actividades como ésta se vivió la segunda Jornada Pedagógica y Cultural organizada en el Zócalo de la ciudad de México por profesores disidentes de la sección 9 (correspondiente al Distrito Federal) del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

 

Uno de sus objetivos fue demostrar que actividades recreativas y lúdicas también son parte de la formación de los menores. Además –señalaron–, es también una manera de demostrar que el magisterio integrado en el área democrática no sólo manifiesta su repudio a la política encabezada por la Secretaría de Educación Pública (SEP) y la dirigencia oficial del SNTE (de Elba Esther Gordillo) con marchas, mítines y plantones.

 

El escritor Paco Ignacio Taibo II se sumó a este esfuerzo de los profesores –adheridos a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación– con la donación de decenas de libros de diversos autores. Este tipo de actos son clave en un contexto en el que se vive un desastre educativo nacional por el desinterés de las autoridades por la enseñanza pública y la corrupción de la dirección del sindicato magisterial.

 

Francisco Bravo, secretario del comité de la sección 9 aseveró: Estamos en favor de una jornada integral de ocho horas diarias, en lugar de la ampliada impuesta por la SEP, que se extendió hasta las 14:30, pero laboralmente sólo reconoce hasta las 12:30, dos horas las catalogan como compensación y no generan antigüedad ni efectos para la jubilación.

 

Dijo que el gremio estará atento a que el PRI y el PAN no aprueben una reforma laboral que atente contra los derechos de los trabajadores en el país y exigió una vez más la realización de un congreso de elección de un auténtico comité ejecutivo para la sección 9.

 

Para las jornadas pedagógico-culturales se instalaron 40 carpas en la Plaza de la Constitución, donde decenas de docentes impartieron talleres de papiroflexia, ciencias, educación física, ecología, reciclaje, ajedrez, género y derechos, modelado de barro, artes plásticas e historia, entre otros. También se presentaron espectáculos de danza folclórica.

 

Participaron cientos de personas de diferentes escuelas de nivel básico de la ciudad de México.

0/5 (0 Reviews)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here