Luego del recital a García Lorca, me queda morir: Chavela Vargas

0
25

Para Chavela, García Lorca es una de sus pasiones de toda la vida; la tenía guardada en su lista de deseos, y ahora verá la luz por medio de una placa y un librillo que se presentará el próximo domingo a las 14 horas en el Palacio de Bellas Artes.

Acompañada por la española Martirio, Eugenia León y Laura García-Lorca (sobrina y directora de la fundación que lleva el nombre del poeta granadino), Chavela y sus amigas hablarán, recitarán y cantarán parte del contenido de esta obra, que produjo Discos Corasón.

Los boletos para esta sui géneris presentación se agotaron, pero se grabará y trasmitirá posteriormente por Canal 22.

Federico García Lorca ha acompañado a Chavela desde su salida de Costa Rica. Sus textos son la biblioteca itinerante de la intérprete. Desde su estadía en España, en la Residencia de Estudiantes en Madrid, en el mismísimo cuarto que habitó el escritor, esos poemas han sido para ella como el pan y la sal.

“En noches de Luna platico con él, tengo el honor de hacerlo. Lo amo por tierno, dulce. Lo admiro profundamente. Es uno de los seres que se fue temprano, porque es elegido de los dioses. Y así nos vamos, de la mano caminando, por donde se llega a la vida o a la muerte… Yo no escribo ni hago nada, sólo amo lo bello, repito cosas de Federico. Los amigos se quieren a distancia, lejos o cerca, se necesitan más que al amor, y así me fui un día de la mano de él, y cuando el clavel reventó, ahí estaba yo”, dijo ayer Chavela Vargas en una conferencia de prensa en su casa de Tepoztlán, para anunnciar esta fusión de textos –16 de Lorca y dos de Chavela para él– con la tradicional sonoridad que la acompaña.

Piezas como Noche de ronda o La llorona, interpretadas por sus músicos, los macorinos Juan Carlos Allende y Miguel Peña, se mezclan con la obra de Lorca, sus poemas y canciones, algunas conocidas y otras menos difundidas.

Chavela Vargas revela su faceta de poeta a los 93 años, que cumple el próximo 17 de abril. Se levanta todos los días y observa frente a ella el cerro de las Joyas. Enorme, lo saluda. “Está enfrente. Nunca digo que ya me voy o me quedo, aquí estoy. Con García Lorca tenía una deuda de amor, de paz y de belleza. He caminado tanto, tanto, que estoy desencaminando ahora, pero tengo gente que adoro, como a Martirio y a su hijo. Estoy rodeada de los ángeles de la Tierra”. Chavela es joven pese a tener más de nueve décadas, porque para mantenerse así, usa “una crema especial, hecha con hormonas de mula”, dice.

 En el concierto también participará Laura García-Lorca, sobrina y directora de la fundación que lleva el nombre del poeta granadino. En la imagen, a cada lado de Chavela Vargas, Martirio y Raúl Rodríguez, su hijo, y detrás de ellos Mary Farquharson y Eduardo Llerenas, de Discos CorasónFoto Juan José Olivares

Por eso: “a la vida no le debo ni me debe nada; estamos bien. Por eso fue fácil hacer el disco, porque fue brotando. Abrí una fuente de belleza con sólo una frase del poeta. No estoy atada ni tengo porqué liberarme, sólo busco la belleza de las cosas en la poesía, que con el canto están unidos; el idioma mundial es el canto”.

Reventó el clavel

Con este producto, Chavela “reventó el clavel, se abrió el cielo y venga por él, por el poeta más grande del mundo. Saludé al poeta con un clavel que reventó y salió a la luz de la Luna todo lo hermoso que me rodea. En común con Federico tengo nada y todo… Bueno, el amor, la paz y el amanecer de un nuevo día, ahí nos juntamos los dos…”

El librillo que acompaña al disco es la presentación de cada texto con todo y referencias bibliográficas, las cuales explican el porqué de la selección, por cierto, apoyada por Mario Ávila, quien ha compartido tardes y noches con Chavela en su casa, charlando sobre Lorca.

Más bien, aseguró Chavela “no fue selección ni nada, sólo fue naciendo una pregunta que no he hecho o que hice hace años. Bueno, ya tengo 93, ¿qué tal? Ya no se festejan, son de atrás pa’ delante, pero me siento como de 200.

“Luego de esta presentación lo que haré es morir, o quién sabe, hay que preguntarle a Gayosso.”

Chavela Vargas insiste en que respeta y venera a los poetas “por la libertad del alma y del pensamiento, por amor a su gente, a todo lo bello que existe. No tienen fronteras; los poetas no necesitan pasaporte: se van directo al otro lado”.

Chavela Vargas es directa. Ruda y suave al mismo tiempo. Su permanencia en silla de ruedas no le impide volar. “Por hacer me falta mucho; les puedo hacer un menú. Voy por el mundo. Estoy pagando un tributo de no caminar por lo mucho que he andado.

“Nunca he sentido envidia por nadie; siempre voy aprendiendo. Me gustaría que me recordaran como una vieja loca, que tomó 40 botellas de tequila.”

Para la preparación del libro, el sello Discos Corasón fue asesorado por Laura García-Lorca. Los 18 temas fueron grabados en año y medio de intenso trabajo de Chavela y sus músicos.

La Jornada

0/5 (0 Reviews)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here