Los libros ayudan a perder algo de nuestra animalidad: José Narro

0
20

Afirmó: “Los libros quieren darnos la oportunidad de perder algo de nuestra animalidad para hacernos más humanos” y refrendó “el compromiso de la UNAM de extender los beneficios de la cultura a toda la sociedad”.

Serán 13 días de encuentro para “los seguidores amorosos del libro”.

Durante el encuentro editorial se desarrollarán mil 102 actividades, lo que este año ha obligado a agregar un día al calendario. El lunes 5 de marzo se realizará una venta de clausura con descuentos especiales. En esta edición de la FILPM, donde la entidad invitada es Guanajuato, participan 400 casas editoriales y se ofrecerán 35 mil títulos.

“Esta feria es la fiesta de la inteligencia. Ni más ni menos, de los personajes, los argumentos y la creatividad. Se trata a todas luces de la reunión de autores y lectores, de escritores y seguidores. Este es el teatro de los libros y las publicaciones, estamos en el foro de las letras y las palabras. El Palacio de Minería ha sido investido como sede del congreso del saber y la cultura en la república de las letras”, señaló el rector de la máxima casa de estudios en el salón de actos del edificio del Centro Histórico, mientras los estantes rebosaban listos para recibir a los visitantes.

José Narro defendió la labor de los libros: “La lectura amplía la visión que tenemos del mundo. Después de leer un buen libro, ya nada es igual: se ha transformado y su universo ha sufrido la metamorfosis que asegura los sentimientos que se despiertan (…) No cabe duda que es necesario promover la lectura entre todos los miembros de nuestra sociedad, en especial entre los más jóvenes.”

Guanajuato, “cuna de conspiradores, en el pasado con las armas y hoy con el intelecto”, llega a la FILPM como “una conspiración permanente del intelecto”, señaló el secretario de Gobierno de esa entidad, Héctor López Santillana.

En ese estado nacieron plumas de la calidad de Jorge Ibargüengoitia, Cristina Pacheco –celebrada en su 70 aniversario– y el poeta Efraín Huerta.

De este último, Narro recitó algunos versos: “Hoy he dado mi firma para la paz, para que el tiempo no se detenga, para que el sueño no se inmovilice”, como una invitación, “a la manera de Huerta, por la educación y la cultura, por la inauguración de esta feria, por una campaña sistemática a favor de la lectura y en contra del analfabetismo”.

Otros de los escritores recordados por su aniversario son Charles Dickens, Bram Stoker, Lawrence Durrel, John Cheever, Leopoldo Zea, Fernando Benítez, José Iturriaga Sauco, Jorge Amado y Virgilio Piñera.

Asimismo, entre las actividades de la FIL se celebrarán los cumpleaños de Elena Poniatowska, Luis Villoro, Juan Bañuelos, Jorge López Páez y Umberto Eco. Mientras, in memoriam, serán recordados Ernesto Sabato, Gonzalo Rojas, Adolfo Sánchez Vázquez, Wislawa Szymborska, Tomás Segovia y Eliseo Alberto, entre otros.

Tiempos de cambio

Las letras y los libros, que son el centro de la fiesta, también fueron cuestionados, así como su futuro y el de la industria editorial.

El director de la Facultad de Ingeniería de la UNAM, Gonzalo Guerrero Zepeda, escuela organizadora de la Feria de Minería, preguntó: “¿cuánto han cambiado las circunstancias de los escritores en general? La comunicación y la tecnología moderna han contribuido a que la sociedad los lea, los conozca, los escuche”.

Al respecto, Victórico Albores Santiago, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana, consideró que ese sector vive tiempos de cambio.

“Es incuestionable que tendremos que modificar las prácticas tradicionales para la difusión y comercialización de nuestra producción, pues los innegables avances tecnológicos nos obligan a replantearnos nuevos modelos de negocios que aseguren nuestra permanencia en el mercado”, manifestó.

Planteó la necesidad de reformar la legislación vigente para garantizar la protección de los derechos de autor sobre las obras literarias en el entorno digital. Anunció que México fue designado sede del noveno Congreso Iberoamericano de Editores, que se realizará en Guadalajara del 21 al 23 de noviembre, días previos a la Feria Internacional del Libro en la capital jalisciense.

“El mundo del libro está inmerso en un permanente cambio, en el cambio de paradigma por lo que se hace imprescindible definir nuestra razón de ser, más allá de si este mundo es o será analógico o digital o si haremos libros en papel o si serán virtuales.”

 

Finalmente el rector José Narro realizó un recorrido por los módulos del estado invitado, de la UNAM y del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. Ahí fue cuestionado sobre la designación del encargado de Difusión Cultural de la UNAM, tras la renuncia de Sealtiel Alatriste, a lo que de manera escueta respondió: “tengo varios nombres en la cabeza, pero en la lengua todavía no. Y aún no se los voy a dar”.

Periódico La Jornada

0/5 (0 Reviews)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here