Léxico medico.

0
74

Para el que ignora esa cultísima lengua, su sonoridad es impactante, suena a sabiduría a conocimiento, a ciencia; se presiente su origen aristocrático. Lengua antigua y muerta como el sanscrito con la cual se han escrito las grandes obras de la antigüedad;  “El Arte de Amar” de Ovidio, “La Eneida” de Virgilio, toda la Filosofía Mística de los Alquimistas desde siglos atrás hasta llegar al siglo xviii se escribió en latín, hombres de conocimiento como Giordano Bruno (quemado vivo), Galileo Galilei, Leonardo Da Vinci las obras maestras del Renacimiento de Dante Alighieri, Nicolás Maquiavelo y muchos más…Prosa latina que encierra conceptos e ideas de elevada y elegantísima expresión poética.

En la medicina no hay prosa, solo nombres de enfermedades, de las cuales no se está seguro si es el nombre de los síntomas de la enfermedad o la enfermedad de los síntomas. Utilizar el latín para etiquetar las enfermedades, fue como convertir Las Mil y Una Noches en caricaturas de Walt Disney.

Los nombres grecolatinos de las enfermedades, sirven solo para asustar a los pacientes,  ¿o les podría servir de otra cosa?

Por ejemplo la palabra cáncer (que sería un susto mayúsculo) que nadie quisiéramos escuchar, pero tampoco hacemos nada para prevenirlo, ni los propios médicos y que tampoco nos advierten de los peligros, ya que todo se lo atribuyen a la historia familiar.

La raíz latina de la palabra cáncer (genitivo cancri, que significa cangrejo),   ¿Que tiene que ver con el signo del zodiaco?; En la mitología griega Hera le manda un cangrejo gigante a Heracles (Hércules) que luchaba con la Hidra de mil cabezas, para derrotarlo, el cangrejo logro morderlo en un pie, pero este lo mata aplastándolo, Heracles corto todas las cabezas y su sobrino Yolao quemo los cuellos abiertos matando así a la Hidra.  Hera  coloco al cangrejo en el cielo junto a los demás signos del zodiaco, premiándolo así por ayudarla. La diosa trataba de eliminar a los héroes (semidioses) producto de las infidelidades de su esposo Zeus.

Lo que ya no esta claro es que tiene que ver el cangrejo con el cáncer. En el  griego (karkinos=cangrejo), los griegos lo usaron para definir la enfermedad, Habrá que deducir que  la forma de los tumores cancerosos, tendría alguna similitud con el cangrejo o quizá mas bien la cornificación o endurecimiento de estos tumores lo que induciría tanto a griegos como romanos a ponerle este nombre a la enfermedad.

Lo curioso es que coincide mas con el cáncer la Hidra de Lerna; ya que cuando Heracles le cortaba una cabeza surgían otras dos. Tiene alguna connotación con la metástasis (del griego meta=mas allá, stasis=acción de estar) del cáncer, que es el desarrollo y la invasión a otros tejidos y órganos.

Yolao parece que aplica la “quimioterapia”, al quemar los cuellos cortados del monstruo.

El Diccionario Terminológico de Ciencias Médicas de Salvat,  La Espasa, y el diccionario de R.J. Domínguez, dan todos y cada uno el significado del cáncer, y todos difieren algo en su descripción, pero ninguno explica la causa última de ella, la verdadera etiología.

Los romanos como los griegos vieron la manifestación (prima facie) del cáncer, pero no la causa; los médicos modernos ven también a primera vista las manifestaciones del cáncer en las tomografías, después de los cortes de tejidos cancerígenos que todavía los piden al laboratorio de patología, que no pasa de ser lo mismo; observar las células malignas; un cuento chino que promueve la industria del diagnostico.

La medicina convencional no quiere ver el “circus primigenius” de la bioquímica; lo que no se ve ni con el microscopio electrónico o de fluorescencia; las reacciones de las sustancias químicas que es donde se encuentra la causa ultima del cáncer, y de todas las enfermedades.

Todos sabemos que el cáncer se ha disparado desde inicios del siglo xx  hasta la enésima potencia, coincidiendo con la contaminación ambiental, (quien no recuerda aquellos bonitos aviones Piper que descendiendo de manera espectacular dejaban una estela de fertilizante por los campos de algodón; mientras recibíamos casi a diario en el Hospital Infantil provenientes de Cd Delicias a niños macilentos con miradas azoradas, quebrantados por la leucemia).

¿Que se hacía con ellos? quitarles el bazo para prolongarles la vida y el sufrimiento a los familiares  (y el paciente pensaba que todo eso se lo hacían los adultos, solo por ser niño). Tomarles muestras de su medula ósea (enterrándoles un clavo-aguja en alguna parte de sus huesos a donde no llegaba la anestesia [reminiscencias de la inquisición]) para hacer una buena colección de diapositivas y poder clasificar el tipo de leucemia; leucemia linfocítica, neutrofilica, monolítica, megaloblastica, etc, etc.

Nombres derivados del latín (del griego leuco, “blanca” y emia “sangre”)…

Ahora ya se hacen trasplantes de medula ¡asombroso! Procedimiento carísimo por supuesto.

¿Se cura? no, ¿se previene? tampoco. Se vive con fármacos durante el resto de la vida. Hay fármacos para algunos tipos de cáncer con precios arriba de los 70,000 pesos con escasas 10 pastillas.

Los fármacos solo afectan el ritmo de las funciones biológicas, sin cambiar la naturaleza básica de los procesos existentes, ni crear nuevas funciones; así los fármacos solo pueden acelerar o retardar las reacciones bioquímicas del organismo. La acción de los fármacos tiene una limitación fundamental; no pueden recuperar sistemas que han sido dañados.

Aunque sea evidente el efecto del fármaco, solamente después de años de “probada eficacia”, se llega a comprender el mecanismo y el lugar exacto donde ejerce su acción y que es el punto donde se encuentra el trastorno, siendo esta la fase llamada farmacocinética y su efectividad depende del tiempo y la concentración para cumplir con su función ya que en esa medida será mayor o menor su toxicidad inherente. Esta variabilidad solo esta en manos del medico tratante. ¿Sera por esto que muy seguido cambian de tratamiento, eliminando el anterior para experimentar con uno nuevo?.

Algunos padecimientos novedosos  últimamente ya del dominio público se han puesto de moda:

Bipolaridad, Déficit de Atención  con Hiperactividad; como es costumbre derivadas de las raíces grecolatinas. ¿Quién las inventa?, no es difícil de sospechar; los profesionistas al servicio de la gran industria farmacéutica (un monstruo no mitológico).

Y después del ingenioso término latino; el invento ad hoc, a priori, ipso facto y exprofeso: el fármaco.

Solo para “el trastorno bipolar” estos serian los mas utilizados, con efectos tóxicos secundarios que no cabrían en este escrito:

Con sus nombres genéricos más los comerciales: Litio con seis nombres comerciales, Divalproato de sodio, con tres nombres. Carbamazepina, con cuatro nombres. Lamotrigina (lamictal). Gabapentin (neurontin). Topiramato (topamax). Olanzapina (ziprexa). Oxacarbamazepina (trileptal).

Para el Déficit de Atención con Hiperactividad que se les achaca a los niños; el Ritalin con efectos tenebrosos como tendencias suicidas.

El Dr. Denham Harman padre de la teoría de los radicales libres quien nace el 14 de febrero de 1916, el cual tendrá una edad de 98 años, profesor emérito de la Universidad de Nebraska pone de cabeza en 1954 a la medicina y a la industria farmacéutica, con su revolucionaria teoría, siendo consecuentemente ignorado por más de veinte años por la comunidad científica.

“La piedra será encontrada, cuando la investigación sea molesta para el investigador”.

Rosarium Philosophorum; autor anónimo.

No hay un solo fármaco que precisamente por tener uno o varios grados de toxicidad no genere una cantidad explosiva de átomos fraccionados llamados radicales libres, (creando el fenómeno de la oxidación) implicados en todas las enfermedades y particularmente en el cáncer y el envejecimiento normal y prematuro.

Las primeras pruebas en laboratorio con ratones (para demostrar esta teoría) demostraban que los que recibían una cantidad suficiente y durante un determinado tiempo de antioxidantes; permanecían vivos a pesar de recibir dosis importantes de agentes cancerígenos, muriendo los que no recibían antioxidantes. Ahora y desde el principio la teoría de los radicales libres es irrebatible.

Mientras tanto el cangrejo y la hidra de lerna estarán ávidos de que se les siga proporcionando fármacos, azucares, aceites y harinas refinadas. Alimentos desnutricionados de las fabricas y servidos del microondas con el consecuente stress oxidativo.

Ya desaparecieron los simpáticos avioncitos, pero ahora la basura metabólica abunda por doquier.

Viva libre de tóxicos y consuma antioxidantes, y el terrible cangrejo no se le acercara.

Atkins R.C. (2000) la dieta del Dr. Atkins para desafiar el envejecimiento. (pp. 83-90) Homero num.544, Chapultepec Morales,11570 Miguel Hidalgo México, D,F. : Editorial Grijalvo S.A de C.V.

Jung C.G. (febrero 1989) C.G.Jung Psicología y Alquimia: Plaza & Janes Editores, S.A.

Arnal M. (versión electrónica) Recuperado de  www.elalmanaque.com/Medicina/lexico/cancer.htm

Capitulo 5 Generalidades sobre los Fármacos  (versión electrónica) Recuperado de http://msd.es/publicaciones/mmerck_hogar/se  

Por Héctor Arturo Carbajal Ostos.

 

0/5 (0 Reviews)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here