Letras, una cura para Ciudad Juárez

0
62

 “Yo creo que la literatura, la palabra y, como dijo Camilo José Cela, ‘la letra porque encierra la idea’, salvan al hombre”. Por eso se van a implementar, por parte de Bellas Artes, talleres de creación literaria para jóvenes.

 

 

“No podemos combatir la violencia con violencia, así no vamos a acabar nunca con esta suma de muertos”, dice la escritora juarense Mirna Pastrana en una entrevista posterior a la ceremonia de entrega de los Premios Bellas Artes de Literatura que se llevó a cabo en el Palacio de Mármol.

 

“Tenemos que combatir la violencia formando jóvenes, que prefieran escribir poesía o un cuento antes de convertirse en sicarios”.

 

Cuando las banquetas fueron nuestras originalmente se trató de un libro que Pastrana escribió para sus hijos con el propósito inicial de decirles: Ciudad Juárez no era lo que es hoy.

 

“Aquí hay gente buena, trabajadora, sencilla, con muchos alcances culturales y literarios por nuestra condición de frontera. Gente buena, que día a día se la juega. Pero también quise decirle a la gente: ¡hey!, también aquí están Juan y Pedro y doña María y el señor de la tiendita: ahí están las historias de los juarenses, en las banquetas. Muchas de esas historias que rescato en el texto son de juarenses que han muerto sin tener nada qué ver con el crimen organizado”, precisó.

 

De esta recuperación, memoria y ética en contra del olvido nace este libro, el cual gana el otrora Premio de Testimonio Chihuahua y que recibió esta edición el nombre del célebre escritor mexicano fallecido en el 2010, Carlos Montemayor, reconocido por su versatilidad y compromiso social. Con esa misma tónica, Mirna Alicia lanza aguda:

 

“Este país está rebasado en todos los niveles por la violencia. No aplaudo nada de lo que se ha hecho, no ha habido estrategias ni tácticas adecuadas. Además, este tango lo bailan dos personas: Estados Unidos y México. El primero no ha hecho su tarea, no ha frenado su venta de armas. De nada sirve todo el esfuerzo que haga el Ejército, las policías, si hay tanta laxitud para que entren las armas a nuestro país. Necesitamos una política bilateral realmente sólida, queremos resultados y sólo nos dan discursos mientras en este momento están matando gente. De este lado del Río Bravo, también necesitamos más compromiso: profesionalización y coordinación de los cuerpos policíacos”.

 

Pero Pastrana, como juarense y conocedora de la historia de su ciudad, añade: “Esta guerra no nació en el 2008:

 

es el producto de muchos años de entretelones, concertación, corruptelas. Nosotros pagamos la cuota de sangre mientras unos pocos se enriquecieron. Fueron 3,170 muertos en el 2010, cifra que cada año va in crescendo”.

 

Y puntualiza: “¡No se vale! porque a la señora que vende productos de belleza, a la que trabaja vendiendo comida, de repente les matan al hijo o al nieto. Pero, ¿por qué? Lo malo también es que estamos estigmatizados por el mero hecho de ser juarenses”.

 

Pastrana recordó a la activista Marisela Escobedo, asesinada hace unas semanas, y dijo: “La de Marisela es la lucha de muchas mujeres en la ciudad, de muchas que padecen muchas injusticias. Fíjese bien: la historia de Juárez más que de hombres es una historia de mujeres”, finalizó.

 

Una noche histórica

 

Mirna Alicia Pastrana fue una de las ganadoras el pasado jueves 3 de febrero de los Premios Bellas Artes de Literatura 2010, que por vez primera se entregaron en un mismo día y en un acto solemne en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes.

 

La ceremonia fue presidida por Consuelo Sáizar, presidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA), quien dijo que esta se trataba de una “noche histórica”, y se dijo honrada de asistir a una ceremonia en la que se premia a los próximos grandes escritores de nuestro país.

 

Sáizar estuvo acompañada por Teresa Vicencio, directora del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

 

Como anfitriones fungieron los actores Érika de la Llave y Juan Manuel Bernal, quienes cometieron algunos errores de dicción tal vez por el desconocimiento de tantos escritores nombrados.

 

El Premio Nacional de Poesía Aguascalientes 2010 se dará a conocer a finales de febrero y se entregará en el marco de la Feria de San Marcos.

 

Los otros premiados fueron:

 

Marcela Sánchez Mota (Juan Rulfo para Primera Novela);

 

Roberto Ransom (Malcolm Lowry de Ensayo);

 

Dante Medina (José Rubén Romero de Novela);

 

Armando Gutiérrez Méndez (San Luis Potosí de Cuento);

 

Teresa Castelló (Juan de la Cabada de Narrativa Infantil);

 

Francesca Gargallo y Gayo Moya (Luis Cardoza y Aragón para Crítica de Artes Plásticas);

 

Eleonora Luna (Obra de Teatro para Niños);

 

Pablo Iván García (Mexicali de Dramaturgia);

 

Jaime Romero (Colima de Narrativa);

 

Kenia Cano (Carlos Pellicer de Poesía),

 

Mario Bojórquez (José Revueltas de Ensayo Literario).

 

aflores@eleconomista.com.mx

0/5 (0 Reviews)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here