La línea y el punto.

0
36

A veces me gusta hacer una raya a lo largo de una hoja, tan larga como el papel me lo permita, tan delgada como el lapicero me deje. Luego a manera aleatoria en algún lugar de la línea hago un punto, puede ser al centro, a la derecha o izquierda, en realidad no importa.

Me gusta sentarme a mirar esa línea, entenderla como una eternidad, un todo, con su inicio y su final, en donde al principio hace mucho, pero muchísimo tiempo, vayan ustedes a saber como surgió todo. Después con mi dedo la recorro lentamente, milímetro a milímetro, tratando de imaginar todo lo que ahí fue sucediendo; animales que nadie siquiera imagina, Adanes, homo sapiens, Evas, serpientes, dinosaurios, sociedades, guerras, epidemias, ciclos y mas ciclos que de alguna u otra manera siempre vuelve a comenzar.

Al llegar al punto me detengo, pues es ese quien representa mi existencia en esta eternidad, una existencia que quiera Dios sea de muchos años, si me dieran a elegir, mas de 100.

Reflexiono con mi dedo sobre el punto, hacia la izquierda del mismo, un sin fin de cosas de las cuales apenas conozco una nada, pero con las cuales se fue gestando lo que hoy conocemos como humanidad, buena o mala, pero al fin y al cabo humanidad.

Hacia la derecha de mi dedo se encuentra un futuro que a diferencia del pasado, ni en libros, ni por abuelos o canales de televisión podré si quiera saber lo que ahí habrá.

Somos eso, un punto en la eternidad, un paréntesis de décadas, de años en los cuales nacemos, crecemos, amamos, sufrimos, si tenemos suerte aprendemos a disfrutar, y luego morimos. Un punto de tiempo y espacio en el que nosotros definimos el que hacer y el destino. Con un pasado ramificado, de familias, amores y dolores que de alguna u otra manera hacen el que nosotros estemos aquí. Con un futuro en donde nuestra semilla, nuestras acciones, nuestra permanencia labrarán seres humanos que nunca conoceremos, y quienes en algún momento nos olvidarán, y para quienes solo existiremos ahí en las fotos, siento el sujeto de al lado de alguien que si recuerden.

La eternidad lo es todo, nosotros solo somos un espacio en ella. Solo podemos vivir nuestro tiempo una sola vez, aquí no hay “safis” como cuando pequeños, nuestras acciones son acciones, con consecuencias, es nuestra decisión la que define si nos quedamos sentados admirando como todos los demás pasan, o si vivimos entendiendo que no importa el futuro o el pasado, si no lo que hagamos ahora, queriendo a los que coincidieron aquí y ahora con nosotros, amando, sufriendo, llorando, corriendo, caminando.

Espero algún buen día, cuando esta vida se me acabe y quién venga por mi toque a mi puerta, poder sentirme satisfecho por lo hecho, por lo dicho y lo escrito, por lo vivido

0/5 (0 Reviews)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here