La diabetes y el ejercicio

0
33

Desde hace  mucho  tiempo se conocen los efectos positivos del ejercicio en el control de  muchas  enfermedades, como son la diabetes, el asma, enfermedades osteoarticulares, digestivas y desde  luego las enfermedades cardiovasculares. 

Actualmente se recomienda que los pacientes diabéticos practiquen  ejercicio  en forma  regular, esta  práctica,  la  dieta  y  el  tratamiento  farmacológico (hipoglucemiantes orales y la insulina )  son  la  base  fundamental  del  tratamiento  integral  del  diabético.

La  práctica regular y supervisada del ejercicio nos ayuda a mantener los niveles  de glucosa en sangre bajo un mejor  control, además el ejercicio produce  una  sensación de plenitud  y  bienestar, mejorando nuestra calidad de vida.

 ¿Qué sucede durante el ejercicio? Durante los primeros 30 minutos nuestro  organismo aumenta las necesidades de oxígeno y de glucosa, esta se va a  obtener de 2 fuentes principales, una es los depósitos de glucógeno almacenada  en el musculo y en el hígado, y la otra es la glucosa que se encuentra en la  sangre. Si el ejercicio es sostenido, entonces se empiezan a convertir  las  grasas  en azucares o glucosa, que es el combustible que las células musculares y todas  las células del cuerpo necesitan para vivir y realizar el ejercicio. Esto  quiere  decir  que el hígado suministra la glucosa que llega a la sangre y de esta va a nutrir a  nuestros músculos.

Durante el ejercicio sostenido el páncreas reduce la producción de insulina, así  que los pacientes diabéticos que realizar ejercicio en forma prolongada pueden  ajustar sus dosis de insulina evitando así la disminución brusca de los niveles de  glucosa (hipoglicemia).

Antes de iniciar el ejercicio se recomienda  la valoración de un médico, de un  nutriólogo o de un Licenciado en Educación Física para  ayudarnos a  prevenir  los  riesgos inherentes a la práctica deportiva. Siempre serán mayores los beneficios  que los riesgos.

Se recomienda estrictamente la valoración por un médico en los siguientes casos.

Diabetes descontrolada, enfermedades cardiovasculares, (angina de pecho, infarto, arritmias etc.), Neuropatías (alteraciones de los nervios periféricos), nefropatías (alteraciones del riñón) hepatopatías (alteraciones del hígado ), asma  grave, entre  otras.

Es muy recomendable que los pacientes diabéticos y sus  familiares sepan auto checarse los niveles de azúcar o de glucosa en sangre, esto es muy fácil si se  adquiere un pequeño aparato llamado glucómetro, que se puede comprar en  determinadas farmacias y tienen un costo entre 300 y 400 pesos, estos aparatos  trabajan usando unas tiras especiales que son desechables y que al depositar  una pequeña gota de sangre obtenida de un piquetito en un dedo, nos darán en 5  segundos una lectura muy aproximada de los niveles de azúcar.

Los niveles normales de azúcar en ayuno son de 90 a 120 mg de azúcar por cada  decilitro de sangre. (o sea diez mililitros de sangre).

Antes de realizar un ejercicio un paciente diabético deberá:

1 Checarse sus niveles de azúcar con el glucómetro.

2. Si sus niveles son menores de 90, se recomienda que ingiera una porción de  fruta, o galletas o alguna bebida con azúcar.

3. Si sus niveles son entre 100 y 150 mg/ dl, podrá realizar el ejercicio sin  problemas.

4. Si sus niveles son mayores a 250 mg/ dl, se deberá checar las cetonas con  una  prueba de orina, si no hay presencia de cetonas, entonces se podrá realizar  el  ejercicio, si hay cetonas en la orina se pospondrá el ejercicio hasta que el médico  le indique o hasta que la cetona de la orina hay desaparecido.

Los efectos del ejercicio bien controlado y supervisado en los pacientes diabéticos  son:

1.     Mejoría en el control de la glicemia, porque  los músculos consumen la  glucosa y esto produce un descenso en sus niveles en sangre.

2.     Produce por consecuencia la reducción en la dosis de insulina y de los  medicamentos  orales  para  el  control  de  la  diabetes.

3.     Produce  pérdida  de  peso,  ya  que  se  aumenta  el  consumo  de  las  grasas  corporales.

4.     Mejora la elasticidad del organismo al activar las articulaciones y los  músculos.

5.     Disminuyen las complicaciones cardiovasculares (embolias, infartos, anginas, necrosis en los dedos).

6.     El ejercicio mejora la salud integral del individuo ya que produce  liberación de  endorfinas  y  otras  sustancias  que  producen  sensación  de  placer  y  bienestar.

Si eres o no un paciente diabético, te recomendamos que te animes a iniciar la  práctica del ejercicio y veras en muy pocas semanas los grandes beneficios que  esto implica.  

Si tienes alguna pregunta llámanos al 4596604 o envía tu pregunta  a:

 gapmexico @hotmail.com                 

0/5 (0 Reviews)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here