Golpean pobreza y desempleo a 13 millones de mujeres en el campo: CNC

0
34

En vísperas de la celebración del Día de las Madres, el dirigente campesino dijo que en el sector rural no hay nada que festejar porque, explicó, en el campo por cada 100 hombres pobres, hay 115 mujeres en igual circunstancia.

Dijo que la falta de una política social rural que atienda las necesidades y problemática de las mujeres en el campo, propició que entre 2008 y 2010 la pobreza se haya acelerado más que en las zonas urbanas.

El dirigente explicó también que ante la necesidad de llevar alimentos y bienestar a sus familias, las mujeres contribuyen cada vez más al sostenimiento de los hogares, en particular en el medio rural donde cada día se convierten en jefas de familia, debido a la emigración del marido y sus hijos mayores.

Al respecto, estimó que en los últimos tres años más de un millón de mujeres campesinas han asumido la calidad de jefas de familia frente a crisis económicas y naturales recurrentes y más: que es necesario realizar labores del campo, desde la preparación de la tierra, siembra y desarrollo de los cultivos.

Consideró que las mujeres aún son objeto de discriminación laboral porque obtienen ingresos menores que los varones aunque desempeñen trabajos similares.

Incluso, instituciones no gubernamentales sugieren que los gobiernos estatales y municipales deben de llevar a cabo programas de capacitación y apoyo financiero para que las mismas mujeres jefas de familia generen sus propios recursos a través de proyectos bien estructurados para atender a sus hijos y educarlos.

El hecho de que la mujer se incorpore al mercado laboral tiene efectos importantes que, en el mediano y largo plazos, se manifiesta en su comportamiento. En primer lugar, tiene que soportar el mayor cansancio físico y psicológico, frente al intenso trabajo al que se ve sometida en labores domésticas como preparar alimentos, lavar trastos, asear ropa, ir de compras y planchar, además del cuidado y educación de los hijos.

En general, de acuerdo con información del Instituto Nacional de Estadística (Inegi), 22.7% de los hogares del país tienen a una mujer como jefa de familia, entendida como la persona que tiene más jerarquía y autoridad para la toma de decisiones, pero también porque representa el principal soporte económico.

Otra característica de las jefas de familia, es que tienen más edad que los hombres que encabezan un hogar: la mitad son mayores de 50 años, mientras que en los varones, sólo 39% rebasa el medio siglo. De las mujeres que encabezan un hogar, 57% se concentran en las ciudades, y 20% no completó su educación primaria, mientras que 59% de las jefas son asalariadas y el 41% de las mujeres trabajan por su cuenta.

El líder cenecista consideró que todo ello no permite hacer frente a emergencias como la sequía o las inundaciones estacionales, que en los últimos años se han vuelto recurrentes y factor principal de pobreza en el campo que padecen 26 estados del país.

“Se han agravado problemas por desempleo y desnutrición, además de que la oferta de alimentos es escasa y se encarece”, afirmó.

Proceso.com.mx

0/5 (0 Reviews)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here