Gimme The Power, “recuento de la historia de las resistencias en México”

0
20

 

 Con esto no quiere decir que sus canciones tengan que recitar el Manifiesto del Partido Comunista, de Carlos Marx y Federico Engels, sino que se dirijan contra la autoridad, que canten; ‘que no te haga bobo Loret, que no te haga bobo Joaquín’. No con esas palabras ni con nombres y apellidos necesariamente, pero que sí contenga una crítica contra la autoridad en todas sus formas”.

 

 Con esto no quiere decir que sus canciones tengan que recitar el Manifiesto del Partido Comunista, de Carlos Marx y Federico Engels, sino que se dirijan contra la autoridad, que canten; ‘que no te haga bobo Loret, que no te haga bobo Joaquín’. No con esas palabras ni con nombres y apellidos necesariamente, pero que sí contenga una crítica contra la autoridad en todas sus formas”.

 

 

Gimme The Power, explica Olallo Rubio, surgió porque “durante toda mi vida he visto muchos rockumentales y siempre había querido hacer uno. En 2003, cuando vi a Molotov en España por segunda vez, ya habían pasado seis años del lanzamiento del disco ¿Dónde jugarán las niñas?, y entonces me surgió la idea de hacerlo con Molotov. A la distancia de todo lo que había pasado con su disco debut, que vendió un millón de copias, por diferentes razones pensé que era el grupo perfecto para hacer un rockumental mexicano, que sirviera de vehículo para contar el momento social, político y económico que vivía México de cuando nació y se desarrolló esta banda; contar sus antecedentes y lo que representa en la historia del rocanrol y en la cultura popular mexicana”.

“No predican ni adoctrinan”

Además, extiende el también director de ¿Y tú cuanto cuestas?, “los integrantes de Molotov: Micky Huidobro, Tito Fuentes, Paco Ayala y Randy Ebright, no predican ni adoctrinan; es una banda que expresa lo que vive, incomoda a todos, en todos los niveles y lo hace en forma divertida. Los músicos son muy buenos tipos y de los más sencillos y humildes que he tenido la oportunidad de conocer. Entonces, conectaban muchísimo para hacer este documental, así que decidimos hacerlo. Otra de las razones que tuvimos es, como dice Juan Villoro en la película, hace falta el soundtrack del descontento de esta época. Claro que hay grupos antisistema, pero no han tenido un impacto en la cultura popular mexicana como lo tuvo en su momento la banda, porque creo que Molotov va más allá de sus integrantes, del lugar importante que ocupan en la cultura popular. El documental lo hicimos para inspirar a más artistas, músicos jóvenes, para que intenten cuestionar a la autoridad, porque la música es un lenguaje más universal, es el arte más espiritual de todos y tiene mucho poder”.

Olallo Rubio afirma: “Eso es a grandes rasgos lo que quisimos hacer con esta película. Aprovechamos para hacer un recuento histórico, para recordar varios episodios de la historia de México que están interconectados con los jóvenes, y relacionados con la resistencia en todos los sentidos. Quisimos recordar episodios como el asesinato de Luis Donaldo Colosio, el levantamiento zapatista, una etapa muy amplia sobre Carlos Salinas de Gortari y el sexenio de Ernesto Zedillo”.

El director de This Is Not A Movie señala: “es un proyecto que empecé a gestar desde hace mucho y se ha ido desarrollando con los años; que coincida con las próximas elecciones presidenciales es importante, seguro habrá quien piense que es oportunista, pero creo que es oportuna, es atinada y puntual. La comenzamos a realizar hace un año. El proceso de hacer cine es complejo y largo; hacer un documental es complicado; hay que recopilar todo el stock”.

Aclaró: “Algo que es importante decir es que ninguna televisora nos apoyó; recibimos ayuda del canalseisdejulio, de la Filmoteca de la UNAM. Además, soy un yonki del stock y hay traficantes de estos materiales a quienes se los agradezco. Tambiénnos apoyó un poco MTV… pero Televisa, Tv Azteca y Canal Once se negaron a ayudarnos cuando se lo solicitamos.

“Además, la salida comercial de Gimme the Power coincide con las actuales manifestaciones de los estudiantes, lo cual me alegra. Cuando estaba haciendo la película nunca imaginé que en la Ibero le iban a gritar ‘asesino’ a (Enrique) Peña Nieto ni que se organizara el movimiento #YoSoy132. Esto quiere decir que hay una intención de resistencia entre los jóvenes, que son más activos de lo que pensábamos, ya que una de las intenciones era fomentar esa resistencia”.

“Me encanta que haya resistencia”

El cineasta aclara: “Es importante decir que una cosa es Molotov y otra uno de sus integrantes; otra cosa es la película y otra mi opinión como director y guionista de la película. Me encanta la idea de que haya resistencia, porque si no la hubiera estaríamos peor. Mucha gente piensa que es innecesario protestar y hacerla de pedo, porque de todas formas las corporaciones insaciables van a ganar. Sí, de todas formas vamos a estar regidos por la ley del más fuerte, pero considero que la resistencia es fundamental, porque si no seríamos organismos sedados al servicio del poder.

“Hacerla de pedo, criticar desde todos los frentes es importante, sobre todo en el sistema mexicano, que se caracteriza por el abuso del poder… Dedicamos un capítulo del documental al EZLN para recordar lo importante que fue ese movimiento revolucionario posmoderno, uno de los más importantes en la historia de este país. Se pueden decir muchas cosas y ha sido muy polémico, pero hay que recordar lo que eran los indígenas antes de la irrupción del Ejército Zapatista de Liberación Nacional”.

Gimme The Power se estrena mañana con 45 copias en la ciudad de México.

La Jornada

0/5 (0 Reviews)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here