Enfermos de Europa aún amenazan a la economía mundial

0
29

La noticia que nos llega de ultramar es que la cosa se está poniendo color de hormiga en Europa; y mientras tanto el gobierno Mexicano trabaja en el diseño de un plan de respuesta para proteger nuestra economía.

Evidentemente, la respuesta a un problema, de tipo catarrito, no le va a servir a México ante la dimensión de la tormenta que se gesta, y los contagios que nos pueden llegar. Necesitamos un mayor esfuerzo, liderado por el Estado Mexicano y coordinado con los sectores productivos del país. Y aún con eso, la protección difícilmente podrá ser suficiente.

Veamos cómo viene la amenaza:

Recordemos que hace dos semanas, el liderazgo conjunto europeo, Merkel y Sarkozy, parecía que iba a tranquilizar los ánimos de los mercados financieros del mundo, con respecto a la solución de los resultados acumulados de sus finanzas públicas y sus elevados deudos gubernamentales. Y al parecer no les satisfizo del todo. Esa propuesta se centraba en establecer límites muy reducidos en los manejos de las finanzas públicas, para que el déficit fiscal ya no ocurriera entre los países de la Comunidad Europea.

La respuesta del Reino Unido fue de que, lo iba a pensar. Evidentemente no estaba del todo convencido de que fuera la ruta a seguir.

El cuidadoso Banco de México, entidad profesional, no dada a exagerar; sino acaso algo, tiende a apoyar las políticas gubernamentales y a suavizar los miedos especulativos, habló el jueves pasado de un riesgo de catástrofe para 2012 y la CONCAMIN (Cámaras Industriales), que preveía una desaceleración en nuestra economía, con sus impactos negativos en la inversión, crecimiento y el empleo.

De hecho, la economía mexicana ya registró una desaceleración en lo que va de este año; ya la habíamos calculado y -siento yo- no representa una nueva presión de deterioro.

Mientras tanto, los países toman medidas orientadas a resolver lo que los aleja de los equilibrios acordados y deseables. Italia, por ejemplo, está en camino de aprobar en su parlamento, fuertes recortes al gasto. Su plan de austeridad incluye disminuir gastos relacionados con sus jubilados.

El severo plan italiano incluye también 10 mil millones de euros en inversiones para impulsar el crecimiento y compensar los efectos recesivos de las medidas para retornar el equilibrio fiscal.

Lo mismo hizo ya España, al tomar medidas preventivas para evitar que estallara la economía en una etapa de crisis abierta, y ha quedado pendiente conocer las acciones del nuevo gobierno con medidas de mayor fondo.

Pero también habrá que ver lo que suceda en el resto de Europa. Los desequilibrios fiscales llegaron a tal grado en Portugal e Irlanda, que el Consejo de Europa ha sugerido que pongan su casa en orden. Están también atentos a las medidas adicionales que tome el Reino Unido.

Todas esas acciones aún pendientes son las que tienen a los mercados financieros del mundo nerviosos.

*Presidente de el Colegio Nacional de Economistas

0/5 (0 Reviews)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here