El ‘Va pa’ tras’

0
41

 

Grupo Reforma

Ciudad de México, México (may 17 2010 12:00am).-  Basta con ver la cara de

los priistas en cualquier acto público. Basta con advertir las sonrisas

compartidas, los rostros complacidos, los abrazos entusiastas. Están felices

y se les nota; están rebosantes y no lo pueden ni lo quieren ocultar. Saben

que vienen de vuelta, saben que están de regreso, saben que encuesta tras

encuesta los coloca en el primer lugar de las preferencias en las elecciones

estatales y cada vez más cerca de recuperar el control del gobierno federal.

El PRI resurge, el PRI revive, el PRI resucita. Beneficiario del panismo

incompetente y del perredismo auto-destructivo, el Revolucionario

Institucional está a un paso de alcanzar el picaporte de Los Pinos tan sólo

dos sexenios después de haber sido expulsado de allí.

 

Para muchos mexicanos esta posibilidad no es motivo de insomnio ni de

preocupación. Hablan del retorno del PRI como si fuera un síntoma más de la

normalidad democrática. Un indicio más de la alternancia aplaudible. Un

indicador positivo de la modernización que México ha alcanzado y que ya

sería imposible revertir. “El país ya no es el mismo que el de 1988”,

advierten quienes no se sienten alarmados por la resurrección priista. “El

PRI no podría gobernar de manera autoritaria como lo hizo alguna vez”,

sugieren quienes celebran los logros de la consolidación democrática. “Los

priistas se verían obligados a instrumentar las reformas que hasta ahora han

rechazado”, auguran los oráculos del optimismo. Y ojalá tuvieran razón las

voces de aquellos a quienes no les quita el sueño la posibilidad de Enrique

Peña Nieto en Los Pinos, Manlio Fabio Beltrones en la Secretaría de

Gobernación, Beatriz Paredes

en cualquier puesto del gabinete, y Emilio Gamboa en la presidencia del PRI.

 

Ojalá fuera cierto que una nueva era de presidencias priistas sería señal de

alternancia saludable y no de regresión lamentable. Ojalá fuera verdad que

tanto el país como el PRI han cambiado lo suficiente como para prevenir el

resurgimiento de las peores prácticas del pasado. Pero cualquier análisis

del priismo actual contradice ese pronóstico, basado más en lo que sus

proponentes quisieran ver que en la realidad circundante. Como lo escribe el

columnista Tom Friedman en The New York Times, en México hoy coexisten tres

grupos: “Los Narcos, los No’s y los NAFTA’s”: los capos, los beneficiarios

del statu quo y los grupos sociales que anhelan el progreso y la

modernización. Y hoy el PRI es, por definición, “El Partido del No”. El que

se opone a las reformas necesarias por los intereses rentistas que protege;

el que rechaza las candidaturas ciudadanas por la rotación de élites que

defiende;

el que rehúye la modernización sindical por los “derechos adquiridos” que

consagró; el que no quiere tocar a los monopolios porque fue responsable de

su construcción. El PRI y sus bases son los “No’s” porque constituyen la

principal oposición a cualquier cambio que entrañaría abrir, privatizar,

sacudir, confrontar, airear o remodelar el sistema que los priistas

concibieron y del cual viven.

 

A quien no crea que esto es así, le sugiero que lea los discursos atávicos

de Beatriz Paredes, que examine la oposición pueril de Enrique Peña Nieto a

la reelección, que reflexione sobre los intereses cuestionables de Manlio

Fabio Beltrones, que estudie los negocios multimillonarios de Emilio Gamboa,

nuevo dirigente de la CNOP y próximo presidente del partido. Allí está el

PRI clientelar, el PRI corporativo, el PRI corrupto, el PRI que realmente no

cree en la participación ciudadana o en los contrapesos o en la rendición de

cuentas o en la apertura de la vida sindical al escrutinio público. Si la

biografía es micro-historia, entonces se vuelve indispensable desmenuzar la

de Emilio Gamboa ya que su selección reciente para una de las posiciones más

importantes del priismo revela mucho sobre el ideario, los principios y el

modus operandi de la organización. Emilio Gamboa, descrito en el libro

coordinado por Jorge Zepeda Patterson, Los intocables, como el broker

emblemático de la política mexicana; el intermediario entre el dinero y el

poder político. Vinculado al Pemexgate, al quebranto patrimonial en Fonatur,

al crimen organizado vía su relación con Marcela Bodenstedt y el Cártel del

Golfo, a las redes de pederastia, al tráfico de influencias. De nuevo en la

punta del poder dentro de su propio partido.

 

Ése es el PRI del 2010, y si no lo fuera, su dirigencia ya habría denunciado

a Emilio Gamboa junto a tantos que se le parecen. Pero no es así. El PRI del

nuevo milenio y el que se apresta a gobernar a la República sigue siendo un

club transexenal de corruptos acusados y corruptos exonerados; de cotos

construidos sobre la intersección de la política y los negocios; de redes

tejidas sobre el constante intercambio de favores y posiciones, negociadas a

oscuras. En una conversación telefónica grabada y ampliamente diseminada

-que a pesar de ello no ha hecho mella en su carrera política- Emilio Gamboa

le dice a Kamel Nacif: “va p’a tras”. Y ése es el mismo mensaje que el PRI

envía sobre el país bajo su mando.

 

 

 <–>

0/5 (0 Reviews)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here