“El ambientalismo minero”

0
31

“DESDE CUALQUIER ÁNGULO EN EL ENTORNO ha de referirse al contra vertido tema de la “Ecología y el Medio Ambiente en las Minas”, concretamente, lo que ocurre sobre la defensa de la minería en Baja California Sur, entidad que cuenta con mucho menos superficie de fundos mineros denunciados que Chihuahua, por obvias razones de tamaño. En todo el país existen grupos ambientalistas, Chihuahua no es la excepción, éstos han dado pie, cera y pabilo, pregonando impedimentos para que no se desarrollen proyectos de beneficio amplio para la sociedad. Tomar también consciencia de que la Ecología sin la obtención de los minerales, no genera progreso y  así ha quedado expuesto invariablemente en todos los foros del sector minero – metalúrgico. Ojalá que, como lo expresa el ingeniero minero metalurgista, J. Gabriel Zendejas,  la razón se imponga a los intereses políticos y/o a los motivos de validez que esgrimen los defensores de la anticontaminación. Así lo expresa Alejandro Álvarez (supongo que tendrá formación académica sobre alguna de las Ciencias de la Tierra: ingeniero minero, metalurgista, ó geólogo, seguramente con alguna especialidad en la Ecología, sus  Leyes y su Reglamento). Trata sobre diez puntos circunstanciales ampliamente comprobados; 1.- La minería no produce cáncer. 2.- El balance hidráulico se basa en la delimitación de las cuencas hidrológicas; sin afectarse por los minados. 3.- La minería no es causante de la presencia de arsénico en áreas contiguas a los minados. 4.- La minería no envenena la superficie donde se aplica cianuro u otros solventes, se cuida que no escapen de los procesos metalúrgicos hacia las corrientes pluviales como arroyos, ríos y lagunas; existe, Vgr, un protocolo internacional del manejo de cianuro que la SEMARNAT cuida celosamente se respete por los productores y usuarios para que lo traten  y apliquen conforme al Reglamento establecido, desde la producción hasta el consumo; es una substancia que rápidamente se desactiva en la atmósfera y es muy costosa;  a los mineros no les resulta económicamente viable perderla en fugas o accidentes. Además, la tecnología reduce a muy bajos niveles de probabilidad la contaminación del suelo y subsuelo.

 

5.- La minería es sumamente importante en la economía mexicana; el año pasado representó dentro del PIB, la tercera actividad en ingresos, seguida del petróleo y de las remesas extranjeras.

6.- La minería mexicana sí permite que se lleven gran parte de los beneficios al extranjero, empero, ante una economía globalizada donde el sector financiero se ha internacionalizado y nadie exige que se cierren los bancos, denota el mismo trato, por ejemplo, la industria maquiladora, asociada a empresas transnacionales; absolutamente nadie pide que se nieguen permisos para esas industrias. El problema no es la inversión extranjera sino el beneficio al país, lastimosamente, en términos de generación de empleos que la industria de transformación nacional no ha sido capaz de crear: La minería ofrece los mejores salarios puesto por puesto, respecto a cualquier otro sector económico.

7.- La minería a cielo abierto no es tóxica, tampoco el minado subterráneo; la profundidad no hace un minado más dañino. Las dos universales técnicas de minado,  una,  la que remueve capas de materiales en el exterior para “descapotar” el yacimiento mineral que se va a explotar y cuya mina más profunda que se conoce  en el mundo, apenas alcanza los 500 metros de profundidad y, la otra,  que se desarrolla con túneles, socavones, cruceros,  pozos, contrapozos, tiros, rampas y galerías, pueden llegar a miles de metros de profundidad; la de mayor fondo que se sabe llega a 3 mil metros de penetración subterránea.

8.- La minería a cielo abierto jamás amenazará nuestra seguridad. El manejo de explosivos en la actualidad está tan avanzado que se pueden demoler grandes construcciones como estadios o edificios sin riesgo de afectar a la población aledaña, puesto que ni rupturas de vidrios de las casas vecinas ocurren.

9.- Baja California Sur es más bien una entidad con vocación pesquera, pero, la manifestación mineralógica aparece en  más de la mitad de su territorio, según el Servicio Geológico Mexicano (SGM). (Estas condicionantes  no  excluyen la diferencia de nuestra entidad que forjó su desarrollo histórico en la minería y cuenta con importantes yacimientos minerales y una amplísima superficie aún sin explorar. El trato exigido ante estos grupos que defienden a capa y espada el medio ambiente, es de compartir la verdad y efectivamente luchar denodadamente por alcanzar otros avances y el perfeccionamientos de los sistemas de explotación y de beneficio sin ningún detrimento o deterioro del entorno  en la obtención de los minerales que sustentan más de 33 ramas de la industria metal mecánica, O, ¿Acaso nos desagrada andar en automóvil, viajar en avión, contar con equipo industrial, médico o computacional y gozar de los adelantos científicos y tecnológicos?) 

10.- El agua es más valiosa que el oro,  por tanto,  no hay que producir oro sino conservar el agua; Baja California Sur ha planteado en dos de sus  proyectos de explotación de oro, en uno,  desalinizar el agua de mar para sus procesos industriales y en el otro, hacer obras que lleven a la recuperación del acuífero.

Las compañías mineras, hasta donde se ha visto, son las más ocupadas en tratar de resolverse  sin dañar mayormente el entorno donde se desarrollan. Aún sin disculparlas, ninguna tecnología garantiza al mil por ciento que los accidentes se puedan evitar totalmente, aunque los índices de siniestralidad en las minas son muy inferiores a los accidentes viales, sin que a nadie se le ocurra impedir el uso del automóvil. En fin, toda proporción guardada, trascendental, es inconveniente rasgarnos las vestiduras, las razones y el alma sin dar o proponer soluciones convenientes…

0/5 (0 Reviews)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here